Trabajos peculiares en Japón

publicado en: Uncategorized | 0

“¿Y tú qué quieres ser de mayor?”. Es una pregunta que seguramente os hayan hecho alguna vez en vuestra vida. Pues bien, probablemente este no sea el lugar donde encontraréis la respuesta que disteis en su día. En este artículo os hablaremos de cinco trabajos extravagantes que realmente existen en Japón:

1-Cuidador/a sexual:

Se trata de un trabajo en que los cuidadores ayudan a los discapacitados a satisfacer sus necesidades sexuales. Realmente no se incluye sexo con explícito, sino que la tarea de estos trabajadores es ayudar a personas con alguna discapacidad a masturbarse. Para hacerse una idea de lo que se puede ganar, una empresa remunera a sus empleados con 26€ por 15 minutos.

Cuidadora japonesa. Imagen de The Irish Times

 

2-Invitado/a de boda:

La boda es una ceremonia importante de la vida en la que pasas tiempo con tus amigos y familiares, así como te comprometes con tu pareja. ¿Pero qué haces si no tienes muchos amigos para invitar o si tu familia no está de acuerdo con la boda y se niega a asistir? Si te casas en Japón no tienes por qué preocuparte, ya que… ¡puedes contratar a alguien que se haga pasar por amigo, colega o familiar! Por fingir ser el ser querido de alguien durante una boda puedes llevarte al bolsillo unos 150€.

Simplemente por atender a una boda, recibes remuneración. Imagen de Ethio Grio

 

3-Empujador/a:

Muchas veces coger el metro o el tren allí es una locura. De hecho, Japón es un país trabajador. Para asegurarse de que todo japonés y japonesa llegue al trabajo a tiempo, están estos trabajadores. Su función principal es la de empujar a las personas para que acaben cabiendo en el vagón y consiguientemente, que no lleguen tarde a la oficina. Por lo general, un empujador profesional suele cobrar 9€/hora.

Un empujador en el tren de Tokio. Imagen de Imágenes MI

 

4-Hacedor/a de cola:

Seguramente si te paras a pensar la cantidad de horas que te has pasado haciendo colas a lo largo de tu vida te sorprenderías. Pongamos el caso de que un día tienes poco tiempo, pero te apetece una hamburguesa. Tienes el dinero suficiente, pero no el tiempo. En esta situación puedes contratar a un Narabiya (hacedor de cola), una profesión que curiosamente existe en Japón. Estos profesionales trabajan como autónomos y esperarán en largas colas siempre y cuando les pagues. Por estar una hora en la cola cobran unos 22€ de media.

 

Puedes ahorrarte esta situación contratando a un Narabiya. Imagen de Magnet

 

5-Abrazador/a:

Si por casualidad estás en Japón y echas de menos a tu pareja, tranquilízate, porque te damos la solución. Existen personas que se dedican a acurrucarse y abrazar, así que puedes contratarlas. Hace unos años se abrió en la capital el Tokyo Cuddle Cafe, una cafetería en la que por 35€ una chica japonesa puede tumbarse junto a ti y abrazarte mientras descansas.

Puedes dormir junto a alguien desconocido y te pagan por ello. Imagen de Pizzing a Fun