Nobuko Yoshiya, una mujer muy influyente en Japón

publicado en: Uncategorized | 0

Este viernes 8 de marzo es el día Internacional de la Mujer Trabajadora. Fue institucionalizado por las Naciones Unidas en 1975. Y para celebrarlo, desde Daruma os vamos a presentar a una mujer que luchó mucho por la figura de la mujer en Japón.

Retrato de Nobuko Yoshiya.

Nobuko Yoshiya fue una novelista de éxito nacida en 1896, en Niigata. Escribió sobre todo romance y ficción adolescente. Escribía orientando sus novelas para las lectoras, es por ello que es considerada una de las primeras escritoras de shôjo, con su obra Hana Monogatari (花物語, Flower Stories) que tuvo mucho éxito entre las lectoras adolescentes. El shôjo (término que puede traducirse como “niña” o “chica”) es una categoría o etiqueta: es la demografía a la cual van dirigidas las novelas categorizadas como tal. A diferencia del shônen, que va dirigido a un público masculino, el shôjo incluye las novelas (también otras formas literarias y artísticas como el manga o el anime) de diversos géneros enfocados a un público femenino. De hecho, hablamos de ello en enero, y también hicimos una lista con algunas recomendaciones que podéis leer aquí. Nobuko Yoshiya también es conocida por ser pionera en la inclusión de relaciones entre mujeres (women love o WL) en sus novelas.

Nobuko Yoshiya en su escritorio. Imagen sacada del blog Uncovered Classics.

Ella empezó a escribir cuando era adolescente. De pequeña descubrió esa pasión suya, que fue desarrollando poco a poco mientras aprendía las tareas domésticas con su madre. Hija de familia samurái, rodeada de cuatro hermanos, creció en un ambiente que no reflejaba mucho la realidad social fuera de las paredes de su casa. Por el trabajo de su padre, que requería traslados constantes, se tuvo que mudar a Tokyo. Pronto, sus aficiones y estilo tomaron un camino distinto al de la mayoría de mujeres japonesas: adoptó un estilo andrógino, fue de las primeras mujeres en introducir el corte de pelo corto en mujeres, de las primeras en poseer un coche y diseñó su propia casa. En esa casa, de estilo japonés tradicional ubicada en Kamakura (prefectura de Kanagawa),  fue donde trabajó más en la divulgación de la cultura y las actividades para mujeres japonesas.

La obra de Yoshiya se caracteriza por combinar las relaciones entre mujeres —no necesariamente sexuales o románticas— con la ausencia de masculinidad dominante. Esa combinación vino inspirada por las nuevas oleadas de pensamientos liberales que aparecieron en Japón así como el surgimiento de nuevos movimientos feministas alrededor del país.

Portada de su libro Yellow Rose.

Aparte de por sus publicaciones, la autora fue muy conocida por su contribución política de carácter feminista en el Japón de posguerra y por su relación pública con Chiyo Monma, mujer con la que compartió vida y casa durante cincuenta años hasta su fallecimiento. De hecho, la única forma legal de compartir propiedad que existía era que una adoptara legalmente a la otra como su hija. Y así lo hicieron: Yoshiya adoptó a su pareja para poder vivir juntas.

Aunque a veces escribió sobre relaciones heterosexuales en las que se seguían los estándares, fuera de su vida literaria siempre rompió con los modelos feminidad. Con su estilo andrógino y su pelo corto posaba como modelo para revistas de moda e incitaba a las mujeres que la admiraban a romper los moldes, igual que ella.

Portada original de su libro Hana Monogatari.

Nobuko Yoshiya fue conocida por sus historias. Se dio a conocer con sus pequeñas aportaciones en diarios con relatos e historias de ficción, pero también fue conocida por sus publicaciones de no-ficción en revistas de divulgación. Consiguió llegar a un público muy amplio con su verdadero nombre, claramente femenino por su terminación en -ko (子), mostrando públicamente su sexualidad sin que ello le impidiera seguir adelante y representándolo en sus historias. Además de ser considerada pionera del shôjo, también se considera que ha sido introductora del women love (historias con relaciones entre mujeres, normalmente menos explícito y más dedicado a las relaciones románticas) y el yuri (amor lésbico con mayor presencia del sexo en la historia).

La historia y obra de Yoshiya es muy interesante y amplia. Rompió con los roles de género, los estereotipos adjudicados a las mujeres de forma común, y tuvo mucha repercusión en el tiempo que vivió. Se convirtió en una novelista muy comercial y muy conocida alrededor de todo Japón y, sobre todo, en un referente para muchas chicas y mujeres. Os recomendamos ampliamente indagar un poco más y leer su obra.