La homosexualidad en Japón

publicado en: Uncategorized | 0

A decir verdad, la homosexualidad sigue siendo un tema delicado en muchos países en pleno siglo XXI. Pero, ¿cómo se considera a alguien homosexual en Japón a día de hoy?

Históricamente, la homosexualidad ha hecho acto de presencia en Japón. En obras prestigiosos de su literatura como Ise Monogatari (s.X) y Genji Monogatari (s.XI) ya aparecían escenas entre personas del mismo sexo. En la clase samurái también eran habituales las prácticas sodomitas y muchos de estos guerreros japoneses tenían sus propios amantes varones. Además, las principales religiones de la nación, sintoísmo y budismo, nunca han sido especialmente reacias a la homosexualidad.

Sin embargo, desde la segunda parte del siglo XIX Japón comenzó a recibir varias influencias de Occidente como el cristianismo y fue a partir de ese momento que la visión sobre los homosexuales cambió y se empezó a tildar de inmoral o inadecuado el hecho de que un hombre salga con otro o una mujer con otra mujer.

En primer lugar, cabe destacar que no es ilegal ser gay en Japón, aunque, el matrimonio homosexual sí que está prohibido en territorio japonés.

En las grandes ciudades como Tokio cada vez es más habitual ver a parejas homosexuales por la calle, sin embargo, fuera de ellas es más complicado encontrar a parejas que reconozcan ser homosexuales, pues no es tan aceptado.

Existen algunas leyes que protegen de la discriminación a los homosexuales, como la Ley de Igualdad de Oportunidades, que se ha modificado en los últimos tiempos. Pero lo cierto es que los partidos políticos más importantes se involucran poco o nada cuando se trata de debatir sobre LGTB.

En la sociedad japonesa, hay quienes rechazan a los homosexuales simplemente porque no comparten su orientación sexual y creen que no es algo moral. Pero hay otro grupo que no acepta la homosexualidad por el hecho de que quedan sorprendidos al toparse con una persona de tendencia sexual no estándar en el país. Cuando se da esta situación, a esta gente le embarga una sensación de pérdida de control y no sabe cómo reaccionar ante aquel o aquella que no son como la mayoría. Con tal de evitar estas circunstancias incómodas, no son partidarios de la homosexualidad. Esto tiene mucho que ver con la concepción de la sociedad japonesa y con dos proverbios sociales que se tienen muy en cuenta y están muy relacionados entre sí:

*Kuuki wo yomu (空気を読む): leer el ambiente.

*Deru kui wa utareru (出る杭は打たれる): el clavo que sobresale, se golpea.

La primera expresión se puede interpretar como entender la situación sin palabras. Es decir, observar y valorar lo de tu alrededor para comprender lo que es normal y lo que no, lo que debe hacerse y lo que no. Lo común es ver a personas heterosexuales, así que aquellos y aquellas que no lo sean deben comprenderlo y adaptarse a la situación. Dicho de otra manera, empatizar con la hegemonía que puede sentirse incómoda al apreciar algo diferente a lo que está acostumbrada.

Mientras que la segunda frase hecha, hace referencia a que nadie debe destacar o llamar la atención más que otro. Uno de los valores que más se consideran en la sociedad nipona es la armonía y el colectivismo. De modo que, el protagonismo individual no está bien visto y debe tratar de evitarse.

Dos amantes samurái durante el periodo Edo. Imagen de All About Japan