Lugares sagrados en Japón: templos y santuarios

A menudo hemos oído hablar de los templos y de los santuarios cuando hemos visto alguna película o jugado algún videojuego. Sin ir más lejos, en la famosa saga The Legend of Zelda, de Nintendo, solíamos visitar templos en los que conseguíamos ítems o poderes. Y ha sido en la última entrega que han cambiado el nombre del lugar por “santuario”.

 

Pero, ¿por qué? ¿Hay diferencias entre ellos?

Pues sí, claro que las hay. La diferencia básica y más importante es que los santuarios siempre son sintoístas y los templos budistas.

A grandes rasgos, el sintoísmo (shinto) es una religión originaria de Japón. Se basa en la veneración de los kami, que son los “dioses” o “espíritus” de la naturaleza. Existen infinitud de kami, uno por cada elemento que se pueda uno imaginar (truenos, viento, sol, árboles, piedras, montañas, etc). Cada uno de los santuarios sintoístas distribuidos por Japón venera a un kami distinto. Se dice que existen más de ocho millones de Kami, teniendo en cuenta que se considera que existe un número infinito de dioses en la naturaleza. Incluso creen que las almas de sus antepasados al fallecer se convierten en espíritus. Es una mezcla entre la veneración a los antepasados y a la madre naturaleza.

El budismo, en cambio, es originario de la India y llegó, a través de la china a Japón, junto con la introducción del sistema de escritura chino del que hablamos en la entrada del otro día. Muchas de las tradiciones budistas giran entorno a los ciclos; el renacer después de la muerte, el retorno eterno hasta lograr encontrar el camino de la liberación para llegar al Nirvana. En los templos veneran a Buddha.

Imagen relacionada
Templo de Hasedera. Imagen de Visit Nara.

 

Cómo diferenciarlos

Los templos budistas es común que tengan varios pisos en forma de pagoda. Son edificios decorados con múltiples estatuillas de Buddha. Cada una de las estatuas suele tener una postura y una expresión distintas, reflejando las distintas ramas de la religión. Especialmente, se encontrarán estatuillas que representarán las ramas que más se practican en esa región. Se cree que el espíritu del mismo Buddha se esconde dentro de esas estatuas.

En cambio, los santuarios sintoístas suelen tener un torii (una puerta de madera normalmente pintada de color rojo). Esa puerta delimita y separa el mundo sucio y mundano de los humanos de los lugares sagrados. Es la puerta que nos permite a los humanos entrar al mundo de los dioses. Los santuarios a veces tienen edificio propio, pero muchas veces el torii marca el lugar donde empieza el mundo de los dioses y la propia naturaleza sin contaminar se convierte en el propio santuario. En caso de que se construya, los santuarios se hacen en espacios con una alta carga espiritual: como por ejemplo en montañas, cerca de ríos, al lado de árboles sagrados o en caminos ligados a la religión, en los que se puede conectar con mayor intensidad con el espíritu o kami al que rinde culto dicho santuario. Además, suele estar acompañada de estatuas que suelen tener forma de perro o zorro que hacen de guardianes y vigilan el lugar.

Santuario de Shigamo. Imagen de la Japan Guide.

 

Cómo actuar en ambos lugares

Como cada uno de los lugares sagrados tiene una estrecha relación con una de las religiones, los pasos a seguir en ellos son ligeramente distintos.

En los templos budistas es común encender incienso, porque se considera purificador. Hay que limpiarse las manos con agua, también purificadora. En la puerta del templo hay que hacer una reverencia y juntar las manos frente al pecho, guardando silencio para rezar. En el momento de entrar en el templo, es posible que te hagan quitarte los zapatos y, si llevas, el sombrero.

En los santuarios, hay que pasar por debajo del torii, pero no por el centro que es el camino de los dioses. También suele haber una fuente purificadora. Si hay una, úsala. Delante del santuario es posible que haya una campana, puedes hacerla sonar. Después tienes que hacer dos reverencias y dar dos palmadas para poder rezar.

Fitxer:Itsukushima Gate.jpg
Santuario de Itsukushima. Fotografía de Jordy Meow.

 

Esperamos que, si algún día visitáis Japón, podáis ver algún que otro templo o santuario. Pinchando aquí podéis acceder a un montón de ideas con la historia de cada uno de estos emblemáticos edificios. ¿Habéis visitado alguno ya? ¡Dejádnoslo en los comentarios!