Nuestras traductoras SÍ tienen idea de Star Wars

publicado en: Traducción | 0

Hace unos días la revista online VICE SPAIN publicaba una entrevista de esas que dan que hablar. Tenía un titular muy llamativo “La traductora española de Star Wars no tiene ni idea de Star Wars”, un clickbait en toda regla. Lógicamente lo primero que le viene a la mente a uno cuando lee un titular así, con el reciente estreno del Episodio VII, es que la persona encargada de traducir la película (ya sea para el doblaje o los subtítulos) no sabe nada de Star Wars, algo que sin duda puede extrañar e incluso molestar a los fans de la saga. Pero el titular es tramposo.

La entrevista en cuestión se le hace a una periodista que, hace ya más de diez años, se encargó de traducir algunas de las novelas de la saga “Aprendiz de Jedi”, que aparecieron durante los estrenos de los episodios I, II y III. En dicha entrevista, la periodista (que en ningún momento se presenta a sí misma como traductora) explica que le llegó el encargo simplemente porque era “amiga de…”, sin tener entonces ni la menor idea de todo lo referente al universo Star Wars. Esto sirve de excusa para hacer una entrevista con un valor periodístico muy relativo, cuya única intención parece que es desprestigiar el trabajo de editores, traductores y tantos otros profesionales que se dedican a la producción de obras literarias y de entretenimiento. Sin duda, haberle asignado este trabajo a una persona con tan poco interés por el tema no parece una muy buena decisión. Y es que seguro que ni ahora ni hace 10 años era tan difícil encontrar un traductor que, al menos, haya visto las películas de Star Wars.

En Daruma Serveis Lingüístics recibimos hace unos meses el encargo de traducir una de las novelas que han aparecido a raíz del estreno de la nueva entrega de la saga de Star Wars. La novela, publicada por el Grupo Planeta, funciona a modo de precuela de la película, y se titula “Antes del despertar”. Es una novela a tres bandas que nos cuenta las historias de Finn, Poe Dameron y Rey antes del inicio del episodio VII. Una buena forma de conocer mejor a los personajes que aparecen en la gran pantalla.

51GnuftEL+L._SX327_BO1,204,203,200_

Leer la susodicha entrevista nos animó a explicaros como funciona en Daruma el proceso de traducción de una obra de este tipo. Aquí, como en ¿prácticamente todos? los ámbitos, se aplica la máxima de “quien trabaja en lo que le gusta, trabaja mejor”, por lo que una de las variables que barajamos a la hora de asignar proyectos, además de las aptitudes, especialidad y disponibilidad de cada traductor y revisor, son sus aficiones y gustos personales.

Procuramos asignar los proyectos a un traductor aficionado o al menos conocedor de la serie / franquicia o el tema de la obra a traducir. Otro tanto va para el revisor. A veces, por volumen o urgencia de los encargos, los equipos se componen de más de un traductor y el revisor es también encargado de unificar criterios y velar por la coherencia del conjunto. Si todos están versados en el universo que tienen entre manos se creará una sinergia entre ellos que los enriquecerá, estimulará, y empujará a intercambiar opiniones, investigar y dar lo mejor de sí mismos, lo cual se traducirá (sí, seremos redundantes a propósito) en una mejor traducción.

En el caso de una franquicia tan potente y con una tradición tan arraigada como Star Wars, a menudo (de hecho, en el caso de la novela mencionada anteriormente, así fue) contamos con un segundo revisor o asesor puramente de contenido especializado en la materia, que se iba a encargar de que toda la terminología apareciese tal y como esperan los fans de la saga.

Lo mismo ocurre cuando nos enfrentamos a un encargo de tema especializado, y el abanico es tan amplio como la vida misma: el traductor, como el periodista, es “aprendiz de todo, maestro de nada” porque tan pronto traduce medicina como se las ve con un universo fantasioso enmarcado en la época medieval como tiene que sumergirse en un escenario futurista y visionario… o lidiar con una guía de alimentación macrobiótica.

¿Es obligatorio que un traductor sea un experto en aquello que traduce? Sin duda es lo más recomendable, lo óptimo. ¿Es siempre posible? Decididamente, no. Ahí entra la profesionalidad de un traductor, su capacidad para documentarse; y ahí entra también el sentido que tiene trabajar con equipos de traducción que, con la suma de habilidades de sus miembros y una buena coordinación y comunicación, logran obtener, en último término, un resultado (no diremos óptimo, mucho menos perfecto, pero sí) mejor.

Este es el primero de varios artículos sobre traducción y traductores. En breve, varios traductores de Daruma nos contarán los entresijos de algunos de sus proyectos más sucosos, hueso, divertidos, grotescos… que ha habido (y esperamos que haya) muchos y de muchos tipos. ¡No dejéis de leer el blog!